Seleccionar página

CARLOS Y ROCÍO

“Reencuentros”

Madrid

 

Que alegría da cuando te reencuentras con un gran amigo de la infancia. Este fue el caso de Carlos. Después de muchos años sin vernos, me lo encuentro en una feria de bodas, cuando me da la noticia de que se casa. Y para mayor alegría me presenta a Rocío, en ese momento su prometida.

Sólo me hicieron falta 2 minutos para ver como sonríe Carlos cada vez que está al lado de Rocío. Una cita a solas con Rocío me bastó para ver que era una mujer maravillosa! La alegría personificada. Organizada y relajada. Junto con Carlos hacen un equipo perfecto. Traté que no se me notara de forma exagerada las ganas que tenía de hacer esta boda. Organizada en la casa familiar de ella, Perales del Rio, a la que gracias a su primo Richi habíamos pasado todos los amigos grandes fiestas allí entre bailes y música alrededor del fuego. ¡Cuántas ganas hacer esta boda!

Rocío nos contaba su historia: ”Conozco a Carlos desde los 12 años, es el mejor amigo de mi primo. Yo vivo en una finca con toda la familia por parte de mi padre, y en una de esas casas vive mi primo Ricardo, su mejor amigo. Por lo que le veía todos los fines de semana y nunca me había fijado en él. Él siempre me decía que yo era su amor platónico y que algún día acabaríamos juntos…. Y así fue”.

El día de su boda, Rocío quería lucir la mantilla de su abuela y se puso en manos de la joven diseñadora, Isabel Núñez, que la entendió a la perfección. El resultado fue un diseño sencillo que combinó con la mantilla y un tocado de Cucullia. El ramo era de lavanda, la flor favorita de ella por su sencillez, su olor y su color. Oficiada por el tío sacerdote de la novia, fue una ceremonia muy emotiva para todos, y de la que los protagonistas guardan un recuerdo muy especial. Fue una boda llena de detalles, pero sobre todo, llena de amigos que no quisieron perderse ni un momento del día más feliz de Carlos y Rocío. Dos niñas muy especiales para Rocío y su sobrino la acompañaron hasta la capilla. Llevaban unos vestidos en tonos beige con uno originales sombreros de paja.
Married&co se encargó de la decoración de lo finca, una empresa joven de wedding planner, amigas de los novios. Quisieron entregarlo durante la cena a dos amigas, Mimi y Vicky, y a su prima Ana. En este emotivo momento sonaba “Prometo llorarte”, de Jaula de grillos, que, como ella cuenta, es muy animada pero sobre todo optimista.

Sé que lo que se dice de todas las bodas es el amor que se desprende. Pero en este caso no dejaron de respirar amor durante todo el día. Tanto que algunos no paraban de llorar, mientras que otros lo mirábamos envidiosos. El banquete se desarrolló en un ambiente con una decoración muy luminosa y cuidada. Y ya empezaron las risas y los bailes de una fiesta que iba a durar toda la noche. ¡Muchas gracias por confiar en nosotros en un día tan especial, desde Volvoreta os deseamos toda la felicidad del mundo!

CONTACTO: 669 97 06 62
volvoretabodas@gmail.com

Pin It on Pinterest